Uno de los principales factores que hacen que el ser humano entre en conflicto consigo mismo y con el mundo exterior, es el desconocimiento que tiene de la auténtica naturaleza de las cosas, de los seres y de los fenómenos; esto sin contar con la equivocada concepción que se ha formado de sí mismo.

Si estuviera consciente de que todo lo que aparece a sus campos sensoriales, incluido él mismo, es totalmente ilusorio y efímero, dejaría de establecer esa inadecuada relación que podríamos calificar de enfermiza.

Bien lo expresa Bergson: ″El ojo es el órgano de la visión, pues sin él no podríamos ver; pero, en otro sentido, es un obstáculo para la visión″.

Los apegos y las aversiones que tanto daño nos hacen, son tan intensos, que llegamos a considerar bienestar hasta lo que no es otra cosa que causa de sufrimiento. ″Pobres seres humanos ─decía Shantideva─ buscan la felicidad mientras destruyen las causas que la producen; quieren dejar de sufrir y abrazan las causas que producen el sufrimiento como si fuera un amigo cercano y confiable″.

Esto equivale a lamer la miel que se encuentra en el filo de una navaja.

Estos párrafos fueron redactados con base en los conceptos que sobre el tema expresó Nyoshul Khen Rimpoché.

Abrir chat